Bienvenidos a eduTIC

Tecnología, Aprendizaje e Innovación.

Docencia y COVID-19: haciendo frente a los retos de la educación a distancia.

Docencia y COVID-19: haciendo frente a los retos de la educación a distancia.

Docencia y COVID-19: haciendo frente a los retos de la educación a distancia.

 

Por: Paulina Ramírez Velásquez

Alumna de 8vo Semestre de la Licenciatura en Educación

Universidad De La Salle Bajío.

El año 2020 ha marcado un hito histórico sin precedentes en todas las áreas humanas; la llegada del COVID-19 ha traído consigo una serie de modificaciones en la dinámica social a nivel global que propone repensar y replantear la forma en la que se llevan a cabo las tareas cotidianas. Desde la transformación del ámbito laboral a home office, hasta el fortalecimiento del e-commerce, todo ha cambiado en cuestión de meses.

Esta metamorfosis social no dejó fuera a la educación, la cual se ha dado topes contra la pared desde que se anunció el confinamiento obligatorio en muchos países. La migración de la educación presencial a la educación virtual, o educación desde casa, ha puesto en evidencia la capacidad de las instituciones para dar respuestas pertinentes ante las nuevas necesidades del mundo.

La UNICEF reporta que, en cuanto a educación básica, “en América Latina y el Caribe, alrededor de 154 millones de niños y niñas, más del 95 por ciento de los matriculados, se encuentran temporalmente fuera de las escuelas cerradas a causa del COVID-19” (Díaz, 2020). Esta situación enciende los focos rojos que indican la urgencia de tomar medidas acertadas que eviten, en la mayor medida posible, la interrupción educativa de los estudiantes, además de que las instituciones escolares deben garantizar el acceso a modalidades de aprendizaje permanentes y flexibles con contenidos adaptables que lleguen a los y las niñas que se encuentran aislados en sus casas.

Díaz (2020) menciona que varios países están poniendo en práctica modalidades de enseñanza a distancia, incluyendo cursos a través de plataformas digitales. Sin embargo, estos sistemas no están garantizados en toda la región, ni todas las familias pueden tener acceso a ellos, especialmente las más vulnerables. Conjuntamente a esta problemática, se añade el hecho de que la capacidad de adaptación pedagógica por parte de los docentes no ha brotado en su máxima expresión.

Fernández, Herrera, Hernández, Nolasco y de la Rosa (2020) sugieren que el sistema educativo mexicano parece poco preparado para enfrentar el reto que supone la suspensión de clases presenciales, marcado por un contexto de deficiencias y negligencias que durante sexenios han sido toleradas, entre las que destacan: ausencia de una capacitación docente adecuada para incorporar las tecnologías de la información a la experiencia pedagógica cotidiana; precaria adaptación digital de los materiales didácticos que se utilizan de forma presencial en las diferentes asignaturas de los distintos niveles educativos para su enseñanza en línea; ausencia de servidores con la capacidad suficiente para dar acceso simultáneo a millones de usuarios; y una estrategia limitada para garantizar la enseñanza de los aspectos fundamentales del currículo a través de los medios de comunicación.

Estas y más situaciones críticas dan por hecho que “pensar que el sistema educativo mexicano tiene capacidad de autogestión es vivir en un engaño y hoy lo estamos atestiguando de manera dolorosa” (Rodríguez, 2020, citado en Fernández, Herrera, Hernández, Nolasco y de la Rosa, 2020).

Limón y Carmona (2020) señalan que, desde que la SEP instruyó la suspensión de las actividades educativas presenciales, cada centro escolar ha tenido que adaptar, con sus respectivas dificultades, los elementos diferenciadores intraescolares durante los procesos de planeación para la contingencia. El despliegue de capacidades humanas de las y los docentes, así como la disposición de los familiares de los educandos, substancialmente en educación básica, ha recaído en recursos como fichas de trabajo, hojas impresas, grupos de Whatsapp y Facebook, videollamadas, copias fotostáticas, libros de texto, llamadas telefónicas, correos electrónicos y, en los mejores casos, plataformas digitales o educativas como Microsoft Teams y Google Classroom.

Tomando como punto de referencia la Educación 4.0, la cual lleva tiempo circulando entre las redes educativas del siglo XXI, la educación contemporánea debería estar dirigida hacia la autodirección, el trabajo en equipo, la autoevaluación y el aprendizaje basado en proyectos con el uso de la tecnología. Esta orientación educativa vuelve su mirada hacia el uso de las TIC como herramientas de acceso, organización, creación y difusión de los contenidos, de acuerdo con la Unidad Politécnica para la Educación Virtual (s.f.).

Las exigencias de la nueva realidad digital exigen transitar hacia modelos educativos con implementación tecnológica en la práctica cotidiana, como menciona de la Iglesia (2019), desde el desarrollo de plataformas electrónicas y campus virtuales, wikis de aprendizaje, blogs docentes, espacios de experimentación, juegos de aprendizaje, uso de redes sociales, plataformas de simulación y estructuras de gamificación, por ejemplo.

La praxis de esta metodología requiere capacitación constante; evidentemente el conocimiento y el dominio de los sistemas digitales no llegarán, en palabras coloquiales, “en un abrir y cerrar de ojos”.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) propone una guía para el diseño y desarrollo de cursos de aprendizaje empleando TIC, el cual incluye desde las bases teóricas, como los enfoques del e-learning, sus componentes y modalidades, hasta una metodología detallada para diseñar un curso de esta índole e información puntual sobre plataformas educativas (Learning Managment System) que pueden servir como puentes para conectar a los actores del proceso educativo.

Propuestas como la anterior son las herramientas, los medios o los caminos que las entidades educativas pueden seguir para orientar la capacitación docente en temas de actualización digital en la práctica educativa cotidiana. Los horizontes de la educación en el siglo XXI exhortan del profesorado nuevas competencias, y en el marco social actual, donde se vive una pandemia que impone una escolarización a distancia, es cuando advertimos el retraso de esta demanda. No obstante, esto se debe vislumbrar como un área de oportunidad más que una penumbra, pues al detectar aquellos aspectos que impiden la evolución educativa, es donde nacerá el cimiento de una educación realmente fortalecida.

Referencias bibliográficas

De la Iglesia, C. (2019). Caja de herramientas 4.0 para el docente en la era de la evaluación por competencias. Innovación Educativa, 19(80), 93-112.

Díaz, U. (2020). COVID-19: Más del 95 por ciento de niños y niñas está fuera de las escuelas de América Latina y el Caribe. UNICEF México. https://www.unicef.org/mexico/comunicados-prensa/covid-19-m%C3%A1s-del-95-por-ciento-de-ni%C3%B1os-y-ni%C3%B1as-est%C3%A1-fuera-de-las-escuelas-de

Fernández, M., Herrera, L., Hernández, D., Nolasco R., y de la Rosa, R. (2020). Lecciones del Covid-19 para el sistema educativo mexicano. Nexos. https://educacion.nexos.com.mx/?p=2228#at_pco=jrcf-1.0&at_si=5eub722fe83130b2f&at_ab=per-2&at_pos=0&at_tot=3

Limón, C. y Carmona, I. (2020). Los maestros frente al Covid-19. Nexos. https://educacion.nexos.com.mx/?p=2268

Unidad Politécnica para la Educación Virtual (s.f.). Educación 4.0. Docente 4.0. https://docente.4-0.ipn.mx/index.php/educacuion-4-0/

Hits: 64

Elizabeth De Alba Teniente

Doctorante en Educación y Desarrollo Humano, Maestra en Análisis y Desarrollo de la Educación, Comunicóloga, Académica de la Universidad De La Salle Bajío. Miembro de la Mesa Directiva de la Red de Investigadores sobre Deporte Cultura Física Ocio y Recreación. Ha hecho investigaciones que versan en los temas de Educomunicación, Nuevas tecnologías, Educación a Distancia y Deporte. Actualmente es Responsable del Diseño Instruccional de los Programas a Distancia en el Centro de Educación en Línea Producción e Innovación Educativa, en la Universidad De La Salle Bajío.