Bienvenidos a eduTIC

Tecnología, Aprendizaje e Innovación.

Los docentes del COVID-19

Los docentes del COVID-19

Los docentes del COVID-19

Por Luz Elena Vega Santos

Estudiante de 8vo Semestre de la Licenciatura en Educación

 

“Todos los grandes cambios están precedidos por el caos” Deepak Chopra

 

Al día de hoy, cerca de cumplir los 2 meses de confinamiento, México tiene más de 40,000 casos de contagios confirmados y 4,220 defunciones por COVID-19 (Secretaría de Salud, 2020). En estas condiciones es imposible pensar en mantener “la estabilidad”. Quizá de eso se trate este desafío, de salir de la contingencia con una comprensión diferente de lo que nos rodea y una reflexión más compleja y activa respecto al rol del ser humano en el planeta.

La cuarentena llegó para cambiarlo todo… incluída la educación. Sin embargo, el intento de cualquier transformación siempre llevara a una resistencia. En el aferre a la tradición y el ajustado presupuesto que suele tener el sector educativo se van evadiendo técnicas y teorías pertinentes al momento, dejando al proceso formativo en un rezago socio-cultural. Ahora la contingencia demanda de una transformación digital abrupta y sin precedentes.

Y como siempre, el docente quedó en medio de la batalla. Tratando de lidiar con la estructura institucional y política que se queda a deber en la comprensión de la línea entre lo ideal y lo real; adaptándose ante la exigencia de un cambio radical de las prácticas ya acostumbradas y; por si fuera poca la responsabilidad de cooperar en el proceso de humanización de una persona, o mejor dicho, 30 por salón de acuerdo con la OCDE (2015), ahora, hay que hacerlo a distancia. Y vaya que unas distancias son más largas que otras considerando que solo el 52.9% de la población mexicana cuenta con conexión fija o móvil de Internet en sus hogares (INEGI, 2019) además de que ello no implica un dominio de estas herramientas por lo que concretar la tarea formativa termina siendo un verdadero reto, en el cuál muchos educadores y educadoras se han visto creativos y victoriosos.

Por otro lado, la contingencia demanda de un sinfín de aptitudes no contempladas en el día a día dentro de las aulas y los programas educativos. Por primera vez en mucho tiempo, la respuesta no se encontrará en las matemáticas. No, en este momento se requiere de empatía, paciencia, comprensión, tolerancia al cambio, autonomía, pensamiento creativo y divergente. Habilidades que se han ido dejando a un lado en el discurso monótono porque “hay cosas más importantes que aprender”. Mientras tanto, los índices de ansiedad van a la alza (Navarro, 2020; ONU, 2020).

Aun así, este momento de emergencia detiene a muchos para reconsiderar sus prioridades, encontrando la importancia de reconocer al otro; con más frecuencia los docentes preguntan “¿cómo se sienten?” al inicio de las clases y por su parte, los estudiantes se muestran más conscientes del esfuerzo que realizan sus profesores para estar presentes. Un verdadero momento de encuentro.

La formación humana es uno de los actos más complejos que se pueden llevar a cabo debido a todas las dimensiones inherentes a la naturaleza de las personas, así como las variables del contexto que por más que se desee, se salen de control. Querer llevar a cabo este proceso de manera virtual es agregar una escala de dificultad, sin negar que tendrá beneficios.

Aunque “las TIC se han convertido en uno de los principales indicadores del progreso económico, social y del desarrollo intelectual en el siglo XXI” (Valladares-Garrido, 2019) jamás habían sido tan reales y tangibles. Ahora que padres, estudiantes y docentes llevan la escuela a un aula digital es posible romper con los múltiples paradigmas que giraban en torno a ella para identificar los pros y contras que este sistema conlleva y las áreas de oportunidad que se pueden trabajar para sacar mayor provecho. Por ejemplo: si bien la flexibilidad de horarios y el fomento de la autonomía son aspectos positivos, el agotamiento y sedentarismo a consecuencia de las largas jornadas frente al dispositivo móvil son aspectos a considerar. Claro está que la capacitación en el uso de las TIC, así como la planeación de tiempos de trabajo e identificación de actividades recreativas para los momentos de descanso permitirán un mejor progreso.

Como conclusión, el ser humano ha logrado comprobar que ante las grandes dificultades surgen los talentos y las sombras de cada persona y civilización. Hay quienes se sumergen en la negación al cambio, mientras otros tantos optan por una actitud más proactiva, reconociendo sus fortalezas y debilidades y ubicando la manera de colaborar de la manera más positiva a favor de la colectividad.

Queda claro que adecuarse a los nuevos retos representará distintos grados de dificultad de acuerdo a los antecedentes personales de cada quien pero es responsabilidad de la comunidad garantizar el bienestar general en la ardua labor del cambio.

Las personas no pueden decidir si quieren el Covi19 o no, pero se puede decidir con qué actitud tomarlo, ya sea como una tragedia global o una oportunidad para replantear nuestros pasos y dar entrada a nuevos paradigmas, asimilando que cualquiera que sea la elección se asumirán las responsabilidades correspondientes.

Finalmente, se debe aplaudir el esfuerzo de aquellos docentes que un día se comprometieron con la misión de formar personas para un mejor presente y futuro, que en la búsqueda de fomentar lo mejor de un ser humano terminan exponiéndose continuamente a un rudo proceso de reconstrucción y que a pesar de los temores que van surgiendo, ni siquiera una pandemia global les detiene de cumplir con aquel objetivo que algún día proclamaron.

¡Gracias por asumir un compromiso con impacto y trascendencia mundial!

Referencias

 

INEGI. (2018). Encuesta sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación en los Hogares. Obtenido de https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2019/OtrTemEcon/ENDUTIH_2018.pdf

Navarro, M. F. (11 de Mayo de 2020). Mujeres, las más propensas a cuadros de ansiedad durante el confinamiento. Forbes México. Obtenido de https://www.forbes.com.mx/noticia-mujeres-propensas-ansidedad-cuarentena/

OCDE. (2015). Panorama de la Educación: Indicadores de la OCDE. OCDE. Obtenido de https://www.oecd.org/mexico/Education-at-a-glance-2015-Mexico-in-Spanish.pdf

ONU. (14 de Mayo de 2020). Ante un posible aumento de los suicidios por el coronavirus, la ONU pide tomar medidas para cuidar la salud mental. Noticias ONU. Obtenido de Noticias ONU: https://news.un.org/es/story/2020/05/1474312

Secretaría de Salud. (13 de Junio de 2020). Comunicado Técnico Diario COVID-19 MÉXICO. Obtenido de Gobierno de México: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/552123/Comunicado_Tecnico_Diario_COVID-19_2020.05.13.pdf

Valladares-Garrido, M. (2019). Uso académico de fuentes de información y tecnologías de la información y comunicación (TIC) según el tipo de universidad en siete países de América Latina. CIMEL, 24(1). doi:https://doi.org/10.23961/cimel.v24i1.12

Hits: 47

Elizabeth De Alba Teniente

Doctorante en Educación y Desarrollo Humano, Maestra en Análisis y Desarrollo de la Educación, Comunicóloga, Académica de la Universidad De La Salle Bajío. Miembro de la Mesa Directiva de la Red de Investigadores sobre Deporte Cultura Física Ocio y Recreación. Ha hecho investigaciones que versan en los temas de Educomunicación, Nuevas tecnologías, Educación a Distancia y Deporte. Actualmente es Responsable del Diseño Instruccional de los Programas a Distancia en el Centro de Educación en Línea Producción e Innovación Educativa, en la Universidad De La Salle Bajío.