Bienvenidos a eduTIC

Tecnología, Aprendizaje e Innovación.

Ventajas del uso de las TIC desde la perspectiva del aprendizaje

Ventajas del uso de las TIC desde la perspectiva del aprendizaje

 

Interés y Motivación

Es muy común escuchar que la responsabilidad del docente es el de motivar a sus alumnos, lo correcto es decir que en su práctica docente se debe promover el interés, dirigir y mantener el esfuerzo para lograr los objetivos de aprendizaje. En la práctica la motivación en el alumno se muestra en dos tipos, la motivación intrínseca aquella que nace por el propio placer y satisfacción de las experiencias adquiridas mientras se aprende, la motivación extrínseca cuando el alumno se motiva por el fin último del aprendizaje y las ventajas que conllevan estos conocimientos adquiridos.

Por lo tanto el esfuerzo del docente debe incluir actividades de aprendizaje en  las cuales resulte muy claro, brindar experiencias memorables  y significativas que tengan aplicación en la vida profesional de nuestros estudiantes. Es decir, contenidos interesantes, prácticas que lleven al alumno a vincularse con su entorno y dar solución a problemáticas sociales, económicas y ambientales, cumpliendo con los objetivos de la materia.

Es por esta razón que las TIC vienen a tomar un rol predominante, un ejemplo de lo anterior es el acceso a la información, en la actualidad ya no hay limitantes para la búsqueda de información, tenemos a nuestro alcance miles de fuentes de donde bajar cualquier tipo de contenido. Está en el docente, encontrar los mejores medios para que surja un interés real por aprender, mediante actividades integradas con la tecnología que dirijan los aprendizajes y el logro de los objetivos planteados por la materia, con esto es muy probable que nuestros alumnos incrementen y mantengan así  su motivación.

También existen bases de datos especializadas como EBSCO que permiten a las bibliotecas de las Instituciones Educativas apoyar a sus usuarios a mejorar el acceso a la información; mediante acceso a investigaciones en el área de ciencias políticas, arte y arquitectura, educación, entre otras.

Interacción y actividad intelectual continua.

Actualmente observamos que los jóvenes están constantemente interactuando con los recursos  tecnológicos  de manera casi como película de ciencia ficción, un joven en un día puede con un dispositivo móvil con red WiFi, solicitar su comida a domicilio, el servicio de taxi, lavandería, el pago de servicios, la comunicación con sus amistades, enviar tareas, escuchar música y realizar tareas sin salir de su habitación o domicilio, ahorrando considerablemente en relación a los costos.

En el aprendizaje pasa lo mismo existe un gran desarrollo intelectual porque los usuarios de las TIC pueden estar haciendo varias cosas a la vez, interactuando con redes sociales enfocadas en el intercambio de conocimientos y experiencias, como lo pueden llegar a ser los tutoriales de YouTube que aparte de enseñar, los usuarios aprenden e interactúan con el creador de contenidos; mediante la participación activa en los chats o los comentarios de cada publicación, logrando cerrar el proceso de aprendizaje de manera más sólida y significativa.

 

Desarrollo de la iniciativa

Una persona con iniciativa se identifica porque aportan ideas, estimulan a la gente para que actúen de la misma manera, realizan tareas con distintos enfoques y siempre exploran diferentes posibilidades para enfrentar cualquier situación, actúan rápida y decididamente. La simplificación del uso de las TIC para cualquier área del conocimiento humano ha ocasionado que estas personas con iniciativa cada vez sean más y más jóvenes, que no dependen más que de su inventiva, creatividad e iniciativa para aprender y mucho se debe a que siempre están motivados y tienen sus metas bien establecidas.  Al día de hoy no se requiere una gran inversión en tecnología, ya que mediante el uso de simples dispositivos como un teléfono móvil con cámara en alta definición llegamos a encontrar a Influencers [1] que hacen lo que les gusta y las mismas empresas los buscan para ofrecer sus productos o servicios y  tienen ingresos increíbles por hacerlos.

Aprender de los errores

Es importante pensar en esta idea “el mayor error es creer que uno no se equivoca”, por razones culturales nuestra educación se basa en evitar los errores para alcanzar el éxito, este tipo de paradigma ha ocasionado estrés en más de alguno; “saqué muy bajas calificaciones, estoy muy preocupado porque mis padres me regañarán, sino saco buenas notas perderé la beca”. Son algunos de los comentarios de los alumnos que reflejan mayor estrés  Por lo tanto no hay espacio para el error. El error no es malo si lo acompañamos de un análisis a partir de lo que se ha conseguido hasta ahora y cómo el error cometido me permitirá entender mejor y a proponer posibles y nuevas soluciones.

Desde una reflexión constructivista el error es la diferencia entre lo esperado y lo conseguido, esta pedagogía no contempla el castigo o la sanción como forma de seguir aprendiendo, sino se han logrado los objetivos esperados simplemente se tienen que replantear las estrategias formuladas y volver a intentarlo en basa a los resultados obtenidos anteriormente; para las personas que fueron muy críticas del error al evaluar el trabajo de Thomas Alva Edison por equivocarse mil veces para lograr crear la bombilla eléctrica, se encontraron con una inteligente respuesta; “No fueron mil intentos fallidos, fue un invento de mil pasos”, nos invita a reflexionar que el error estará presente siempre, nuestra actitud servirá para definir si me detiene o me permitirá seguir adelante.

El uso de laboratorios virtuales para el aprendizaje, les proporcionan la posibilidad de “equivocarse” para seguir aprendiendo, la modificación de las variables y constantes para poder ver y predecir comportamientos, les permiten jugar con la variable “error” y lograr un aprendizaje de forma lúdica y con bajos niveles de estrés; entre estos sitios podemos encontrar:

Mayor comunicación entre los profesores y alumnos

Los docentes somos los responsables de transmitir la información, para que el mensaje sea recibido correctamente, para esto se requiere preparar el mensaje, y tener muy claro:

  • ¿Qué es lo que deseo comunicar?
  • ¿A quién se dirige el mensaje?
  • ¿Con que medios cuento para transmitir el mensaje?
  • ¿Cuándo lo debo hacer?
  • ¿Dónde lo debo hacer?
  • ¿Qué implicaciones costo-beneficio pueden surgir de esta comunicación?

Los mejores profesores no son aquellos que más saben de su materia, sino aquellos que tienen mayores y mejores capacidades de comunicación, además de entender y aplicar dichos conocimientos  el interés y la motivación, la interacción y actividad intelectual, el desarrollo de la iniciativa y la rápida adaptación a los errores cometidos, son los puntos sugeridos en este artículo.

Aprendizaje cooperativo

Cuando escuchamos el término cooperativo usamos como sinónimo colaborativo y en términos de aprendizaje esto no es así, en el aprendizaje colaborativo los alumnos llevan la interacción y el control sobre las actividades y su toma de decisiones se refleja en el aprendizaje de forma individual y en el grupo.

En el aprendizaje cooperativo el docente es quien diseña y lleva el control de las interacciones que se presentan en cada una de las fases del aprendizaje, diseñadas para el grupo, para entender un poco más sobre este tipo de aprendizaje, hay cinco elementos que presentan Johnson, Johnson y Holubex (1999) que conforman el aprendizaje cooperativo y son los siguientes:

  • Interdependencia positiva: Es cuando el alumno se siente que hay un vínculo con el grupo y existe un sentimiento de trabajo hacia los demás. Al entender que todos necesitan de todos, se sentirán importantes para la consecución de la tarea.
  • Interacción cara a cara: Gracias a las TIC y a las app más modernas, los alumnos no necesariamente tienen que estar en un mismo lugar, las aplicaciones de comunicación como Whatsapp, Skype, Zoom o Duo entre otras permiten que los estudiantes tengan comunicación constante para compartir conocimientos, recursos y puedan apoyarse entre sí, incluso cara a cara a distancia.
  • Responsabilidad Individual: Cada individuo que forme parte de este tipo de actividades deberá conseguir las metas individuales propuestas que el docente le ha asignado. Por lo tanto en lo individual es responsable de la consecución de las metas propuestas en el aprendizaje cooperativo.
  • Habilidades sociales: Cada persona es diferente por lo tanto los grupos también, tendremos una gran variedad de ellos conforme las habilidades de cada uno de sus integrantes, para ello es muy importante detectar las competencias individuales y adaptar los roles (líder, organizador, secretario, investigador, etc.) dependiendo de las capacidades detectadas previamente de cada uno de los integrantes del grupo.
  • Autoevaluación del grupo: El uso de rúbricas que permitan el seguimiento del aprendizaje, implica que los estudiantes puedan ir evaluando el avance del aprendizaje y detenerse un momento para reevaluar si el trabajo realizado debe continuar o adaptarse como una decisión de grupo.

A manera de conclusión podemos observar que existe todo un marco teórico que sustenta el uso de las TIC como parte importante del aprendizaje  constructivista. El buen uso de las tecnologías de información nos invita a que dominemos la parte tecnológica y hagamos un tándem Teoría-TIC.

[1] Es un término para definir a personas que han ganado credibilidad y notoriedad en redes sociales en una audiencia determinada.

Referencias

Castro, I. E. (2009). La importancia de la buena comunicación en el Aula: Solución de Conflictos. Madrid, España. Obtenido de https://www.seducoahuila.gob.mx/fortalecimiento/fortalecimientoacademico/assets/com-asertiva-2.pdf

Pérez, M. L. (2013). Las nuevas tecnologías en el proceso de enseñanza y aprendizaje. ¿Qué piensan los futuros maestros? Tejuelo No. 18, 40-61. Obtenido de https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/4659296.pdf

Resulta2. (11 de 12 de 2014). Claves para desarrollar tu iniciativa. Obtenido de https://resulta-2.com/2014/12/claves-para-desarrollar-tu-iniciativa/

Servicio de Innovación Educativa de la Universidad Politécnica de Madrid. (2008). Aprendizaje Cooperativo. Madrid, España. Obtenido de https://innovacioneducativa.upm.es/guias/Aprendizaje_coop.pdf

Torre, S. d. (2004). APRENDER DE LOS ERRORES, El tratamiento didáctico de los errores como estrategias innovadoras. Buenos Aires (Argentina): Magisterio del Río de La Plata.

JOHNSON, D., JOHNSON, R., Y HOLUBEC, E. (1999). El aprendizaje cooperativo en el aula. Buenos Aires: Paidós.

 

 

 

 

 

 

 

Hits: 613

Rubén Miguel Rodríguez Rangel

Ingeniero en Computación y Sistemas, egresado de la Universidad del Bajío. Actualmente laborando en la Universidad De La Salle Bajío en el Centro de Educación en Línea, Producción e Innovación Educativa. Docente en la Facultad de TI, en la carrera de Ingeniería en Tecnología y Soluciones de Negocio en la materia de Arquitectura de Sistemas.